viernes, 7 de diciembre de 2007

A los amigos futuros



Enciendo una vela,


como faro en la costa presento para que escuches mi llamada.


A ti que no conozco todavía pero que presiento a mi lado compartiendo mi anhelo.


A ti que mis palabras buscan en colchón risueño.


Mis brazos acunan dialogos cómplices que comulgar sin sueño.


Cuando llego, mi sonrisa encuentra tu gesto, amigo que se alegra al encontrame.


Al partir, el corazón calentito y las manos en ofrenda, no saben de restos ni adicciones, no esconden el sentir, reciben y se ofrecen, se acercan cuando se alejan manteniendo el hilo invisible del que siempre se sabe cerca.


No te busco, te espero, segura de que encontrarás la forma de reconocerme, entre las frias nieblas de la ciudad abierta.

Qué dicha nos espera! En el cruce de caminos liberaremos palomas mensajeras, que lleven la señal que nos alerta, aquella que descubre si hay almas gemelas cerca.


Pronto, muy pronto, olvidaremos quejas producidas por el silencio, soledad encubierta con otros encuentros desafinados, con agujas desinteresadas que niegan la palabra, que rechazan el regalo de la presencia, aguando mi ojos ante tu ausencia.


Al amigo que viene espero, abrazo, me entrego y dirijo mi ruego para que venga sin pausa por el año nuevo.


A los amigos ya encontrados mi amor entero y mi nostalgia perpetua, mientras el tiempo nos teje pasarelas de mimos y noches despiertas.

4 comentarios:

Meiga en Alaska dijo...

Mi amor entero para tí de vuelta, mi AMIGA del ALMA. Millones de besos y hasta muy prontito. Te quiero

irene dijo...

leyendote , una se siente querida....y hay algo mas bello??
todos los colores para ti, bella..

Elisenda en Brighton dijo...

Para ti todo mi Amor a pesar de la distancia que nos separa todavia estas conmigo. Mua

Musaranya dijo...

Wow! Es una pasada cómo escribes