jueves, 10 de junio de 2010

Equilibrio


Hay equilibrio cuando dices lo que piensas, haces lo que dices, sientes lo que haces; acción, pensamiento, sentimiento y expresión una sola dirección.
Las bromas,bromas son pero hay cuestiones que tienen que ver con la dignidad, el respeto, la igualdad, el sentimiento con las que no se me ocurre bromear. Una porque el ser humano, sea cual sea su condición y / o sexo me merece una consideración que no pueda ser alterada por si estoy o no estoy en grupo. Otra porque las bromas hieren en ocasiones a los que están al lado, porque hacen referencia a situaciones en las que intervienen los sentimientos, los valores, las expectativas.
En tu boca la desconsideración a la mujer adquiere dimensiones gigantescas, en tu boca el deseo de renegar de lo que has elegido tú se hace pesadilla. En tu boca el renegar de lo que declaras sentir te situa al otro lado del universo.
No quiero ser partícipe de tu traición a ti mismo.

5 comentarios:

Blog A dijo...

Lo puedes decir más alto pero no más claro.

mirada dijo...

Si, el pensar con el decir y con el sentir...
A veces, lo sabes mejor que yo, las bromas ocultan miedos...
Y sólo conozco una forma de espantar miedos y es con la confianza.
Muchos besos y sonrisas.

karma dijo...

Sí, Ana no podría estar más de acuerdo contigo en esta entrada: Cuando la armonía desaparece se rompe el equilibrio.
Gracias

Fer dijo...

Equilibrio es sentir latir tu corazón y compartir ese latido con los demás.Cuando compartimos y lo más importante: lo expresamos, ese equilibrio aparece como por arte de magia. Yhablando de magia, la que percibo, cada día que leo tus entradas...Es curioso "brujita", ahora que fisicamente, no estamos tan cercanos...es cuando más te siento. ¿Eso también debe de ser equilibrio?. Un biquiño. Te siento.

Joshua Naraim dijo...

Me paseo por tu blog, por primera vez, y dejo mi huella en este post plagado de matices, a modo de saludo.

El equilibrio de un "funámbulo en la cuerda floja de la vida y la armonía de sus pasos al recorrerla es una metáfora vital que me persigue y a la que persigo.

Saludos