viernes, 4 de junio de 2010

Vuelo raso


Hoy vuelo de flor en flor, por el jardín que planto desde hace años.
Descubro, maravillada, las espinas, los colores, las sequías e inundaciones que se producen desde sus acequias. Desencripto tu nombre entre macetas sin girasoles, creyendo que tus cultivos ocupaban mucho más espacio. Sin embargo sólo el montón de compost, que me nutre de vez en cuando, es el resto de los tiestos que me traje de aquel planeta.
Es mi nuevo jardín lugar de vivaces y regaderas. Donde planto nueva vida, nuevos senderos que acercan pájaros de plumajes distintos, tamaños, edades o puertas. A todos acoge mi huerta, a todos y de todos se alimenta. Ahora preparo otro bancal que a todos contenga, sin necesidad de plantar nomeolvides, prefiero las rosas abiertas, llenando de arrecendos el aire que conduce a mi verja.

3 comentarios:

Fer dijo...

Es sincronización???. El pequeño huerto también es mio, me sumerjo en el contacto con la tierra y el contacto con ésta, inunda de "fuerza", mi espíritu y mi corazón. Andar descalzo sobre la hierba y sentir la humedad que todavía va dejando la noche y ver como eclosionan los alisos, las margaritas, las calendulas...y tú haciendo lo mismo que yo...curioso destino el que elejimos. Un beso guapa. ¡Te siento!

De cenizas dijo...

Esos jardines, a veces se riegan con lágrimas... se abonan con olvidos... pero siempre florecen .


besos

mirada dijo...

No sé que decirte, jejeje...
Fer dice que son halagos.
Estoy muy a gustito leyéndote.
Un besazo, (te aviso en cuánto pueda ir, vaya que si, y sino, ven, ven, hasta el norte, estaré con los brazos abiertos y llena de alegría).