lunes, 25 de febrero de 2008

Mala baba


Se dice que alguien tiene mala baba cuando con sus palabras trata de herir, molestar o causar algún trastorno a alguien. De hecho el caracol, por cornudo y baboso, no es un animal al que se le tenga demasiado cariño (bueno exceptuando a los franceses que lo consideran una delicia culinaria o las última tecnologías cosméticas que lanzan sus odas a las bondades de sus efectos sobre la piel).
Quizás encontrar en este espacio comentarios de este tipo resulta más chocante que en la vida no cibernética. Me pregunto quién necesita establecer relaciones competitivas o no-solidarias con los demás en el ciberespacio.
¿Es que no nos llega con la vida real, con la cotidianidad del codazo para llegar antes, con la salpicadura en el semáforo un día de lluvia o con las miradas no amistosas con las que nos cruzamos en las aceras de nuestras ciudades?
A mi, sinceramente, no me apetece hacerlo.
Leer los blogs con ese ánimo, buscar lo que nos diferencia en vez de lo que nos une, la mancha encima del mantel y dejar de considerarlos como ese lugar donde uno se desnuda sin ver si el pantalón conserva perfecta la raya hecha a base de planchados, me parece totalmente ajeno a mi intención.
Sin embargo en un primer momento, noto la picadura del aguijón y se me hinchan las pústulas.... Reacciono como lo haría si alguien entrase en mi casa, previa invitación, y miccionase encima de mi cama. Así me siento en este momento.
Pero me niego a cerrar este espacio de comunicación con vuestros ojos, los que entráis a leer mis cosas, que no tienen más intención que esa: la de contaros mis cosas.
Por ello sigo invitandoos a entrar en esta pequeña habitación con vistas a mi interior, y perdirles a los que no les guste el paisaje que no tienen por qué quedarse, sólo cierren la puerta sin portazo al salir. Gracias.
Un beso a todos, incluso a la del portazo pero espero no volver a leerte, sin mala baba, es cuestión de bienestar personal. No me gustas.

9 comentarios:

Meiga en Alaska dijo...

Mari, por mas que busco, no encuentro ese comentario mala baba por aquí. Donde está? Dimelo que le metoooo :)

En Internet hay cierto tipo de gente, denominados trolls por los entendidos, que se dedican a pasearse por foros, chats, blogs y demás lugares de comunicación levantando polvaredas innecesarias. Hacen comentarios desagradables, levantan polémicas, todo con tal de molestar al vecino e intentar levantar malos sentimientos.

Ahora, las razones que les impulsan a perder el tiempo en actividades tan, pero tan constructivas, a mí se me escapa completamente. Pero para gustos, ya dicen qeu hay colores, no?

Ni caso, mari, ni caso. Borra el comentario y que le folle un pez, que dicen que las escamas se quedan pegadas para siempre :)

Te quiero, chula

ana p. dijo...

No quiero borrarlo, es un homenaje que ella misma se hace y creo que necesita reconocimiento, así que ahí lo tiene. Que disfrute.

Nuria dijo...

Todos los que tenemos blogs estamos expuestos a todo tipo de críticas.
Somos conscientes, si, pero los comentarios negativos te hacen sentir exactamente como lo describes en este post. Te hace pensar en privatizar tu espacio pero no le creaste para eso.
Así que lo mejor es no hacer publicidad a ese tipo de gente y se ahogue en su propio veneno al ver que nadie le mira.

Un saludo

PD: Agradezco mucho todos los comentarios que me dejas en el blog.
Me gusta mucho leerlos.

Montse dijo...

unete al club, yo esribí hace unos meses por lo mismo, sentía que alguien me vampirizaba, que utilizaba lo que yo escribía para robarme la energía,no se, parece una tontería pero queria cerrar mi blog.
Eres genial.
Bikos

Pedro (Glup). dijo...

Gracias por incluirme.
Un honor.
De momento solo sabes cómo escribo.
La persona…

ana p. dijo...

Sé que cuando una se expone a ser leída por cualquiera también se expone a las críticas gratuitas y a cosas más desagradables. Pero nunca echo en saco roto los retos. Quizás sea uno de mis defectos, que recojo siempre el guante con el que me abofetean. Gracias a todas.
En cuanto a ti Pedro, alguien que escribe como tú, no puede dejar de ser fascinante, por lo menos en su manera de expresión y somos animales expresivos, sin la capacidad de comunicar lo que sentimos (sea lo que sea) no sé si podríamos diferenciarnos de una ameba. Así que entre una ameba y tú me quedo contigo...

Mirada dijo...

Tu si eres fascinante...
Hermosa.
Siento que es la intuición, y el saber hacer de tus palabras para transmitir emociones lo que me mantiene tan cerca de tu espacio, afinidad y sentirse dentro de una familia de iguales.
Sinceridad, sin miedo y con respeto.
Has hecho muy bien.
Un abrazo enorme.
Gracias por tus palabras.

Kazahn dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mirada dijo...

Ana, creo que deberías borrar este comentario de "Kazahn" si se pincha sobre el nombre o sobre lo que indica ver lleva un virus incorporado, no sé como lo hacen, pero si quieres puedes configurar en comentarios la verificación de la palabra para los mismos, ayuda a reducir los comentarios no deseados.
Un beso