viernes, 7 de marzo de 2008

Patchwords


La luz salada que ilumina mis días y que, cómplice, no deja que mis noches sean tan oscuras como para no perderme en tus brazos, es el primero de los recortes de mi misma.
Me reconozco en la ambarina luz que proyecta sobre mi cuerpo, mis lágrimas, muchas veces, la bañaron, renovando la sal de su estructura.
La primera cosa que rescaté de un pasado en naufragio, el único objeto que no me dolía al mirarlo, que sólo me contenía a mi misma. Que me adueñaba del sujeto de mi primera persona del singular perdida en calificativos universales que no encontraba en la cotidianidad de mi presente.
¿Cómo se puede estar agradecida a un objeto? Me resulto extraña con este sentimiento naciéndome en el pecho. Sólo un objeto, sólo una cosa, sólo algo material y no demasiado valioso cuantitativamente hablando.... Pero es en definitiva lo que siento, un cariño inmenso por esta lámpara que alumbró mis penumbras y que ahora me envuelve en el suave calor que proyecta en mi presente. Hace que no me olvide de dónde vengo, pero no me deja estancarme en este momento y me sugiere nuevos comienzos.

8 comentarios:

Mirada dijo...

Me atrae la fuerza que imprime la fotografía que has puesto en la cabecera, la lámpara, sin miedo, alumbrando con poderosa luz, llena de calor que no abrasa, que templa y reconforta.
Tus palabras son de agradecer y mucho, ana p.
Logran mantener viva la esperanza.
Un beso preciosa. Muchas gracias.

Meiga en Alaska dijo...

ya decía yo que me sonaba la foto... :)

Me alegro de que haya cosas rescatables del pasado, nena. Y que te sugiera nuevos comienzos y todo, que maravilla.

Mua mua mua remua

Nuria dijo...

Precioso post. PRECIOSO.
Hecho de menos tus comentarios. Son como consejos de una amiga mayor.

Un abrazo

irene dijo...

cuántas de esas luces amabrianas y saladas alumbran en nuestras vidas
...un sinfín de placer , bella para los comienzos y los finales..

Hechicera de Luna dijo...

Tengo una lampara igual, da una luz de una calidez mágica, no importa que sólo sea un objeto si a ti te dice, te calienta, te protege, o te hace recordar...y menos importa su valor si para ti es incalculable su valor sentimental...

Montse dijo...

Intento buscar un obejto que haya sido una constante en mi vida y marcara diferencias pero no lo encuentro.Un d�a perd� un ser querido y quise aferrarme a alg�n objeto suyo y me descubr� obsesionada por no perderlo para no olvidarle.
No se donde esta esa pieza y tampoco le he olvidado

ybris dijo...

Nunca te falte la luz y el calor de esa lámpara.
La vida a menudo se sustenta en extrañas compañías que nos dan la fuerza para comenzar siempre de nuevo.

Besos animosos.

ana p. dijo...

Gracias a todos por los buenos deseos, los besos, los ánimos. Este blog también se ha convertido en un objeto fetiche, en una rutina nutritiva y el encontrarme con vuestros ojos y con vuestras palabras ha resultado un bálsamo para mis dudas, mi inquietud, mi miedo a no ser suficiente. GRACIAS MUCHAS GRACIAS por devolverme una imagen amable de mi misma